MPV SOLAR REFERNCE
  • Adriana Rocha

Paneles solares bifaciales... ¿qué los hace diferentes?

Si te dedicas al sector, sabrás que la tecnología fotovoltaica avanza a marchas forzadas. No tienen nada que ver los módulos que se instalaban hace una década con los módulos que se instalan ahora. ¡El tiempo pasa y las cosas cambian! Ahora mismo, en el mercado fotovoltaico puedes encontrar módulos de toda clase según diferentes criterios (como el tamaño y el precio).


En este post, vamos a examinar los paneles solares bifaciales, una alternativa curiosa cuyo objetivo principal es aprovechar la máxima luminosidad posible. ¡Allá vamos! 👀


¿Qué logran los paneles bifaciales? Más eficiencia, más potencia, menor coste de producción de energía, menor degradación LID, mejor comportamiento en climas más agresivos debido a que registra menores pérdidas en temperaturas altas…


¿Qué son los módulos solares bifaciales?

Como su propio nombre indica, los paneles solares bifaciales tienen dos caras, así que producen energía desde ambos lados del panel. A diferencia de los paneles tradicionales opacos de lámina posterior (monofaciales), este formato permite una exposición mayor a la radiación solar, ya que absorbe energía tanto por la parte frontal como por la parte trasera de las celdas solares. Su principal ventaja es que aumentan la generación de energía total de la instalación.


¿Sabías que algunos fabricantes de módulos bifaciales reclaman un aumento del 30% en la producción tan solo por la potencia adicional generada por la parte trasera del panel? ¡Casi un tercio no es moco de pavo! Esta situación suele ocurrir cuando se instalan en una superficie altamente reflectante, como un techo de TPO blanco o en un suelo con piedras de colores claros, por ejemplo.

¡Y más ventajas! Como ambos lados son resistentes a los rayos UV, los módulos bifaciales suelen durar más años que los convencionales. Además, las preocupaciones de degradación inducida por potencial (PID) se reducen cuando el módulo bifacial no tiene marco. Esto, evidentemente, depende del diseño...

¿Y cómo es el diseño de los módulos bifaciales? Pues muy variado, no vamos a engañarnos. Hay de todo: enmarcados, sin marco; de doble vidrio, con hojas traseras transparentes; con células monocristalinas (la mayoría) o policristalinas... ¿Lo único que no cambia? ¡La capacidad de generar energía por ambas caras!


Y que no te engañen, también hay módulos de doble vidrio sin marco que exponen la parte posterior de las celdas PERO no son bifaciales... Los verdaderos paneles solares bifaciales tienen contactos tanto en la parte frontal como en la parte trasera de las celdas.


¿La instalación de los módulos bifaciales es distinta?

Hmmm, veamos. El montaje de un módulo fotovoltaico bifacial va a depender siempre del tipo de panel solar que sea. Así, un módulo bifacial enmarcado podría ser más fácil de instalar que uno sin marco. ¿Por qué? Porque el sistema tradicional de montaje ya está adaptado a esta clase de modelos. ¿Una buena noticia...? La mayoría de fabricantes (y los que no, ya saben) proporcionan sus propias "abrazaderas" para montar su marca concreta y eliminar cualquier posible duda en el proceso de instalación. ¡Truquitos!


En el caso de los módulos bifaciales sin marco, has de tener en cuenta que las abrazaderas suelen contar con protecciones de goma para proteger el vidrio. ¡Cuidado! Evita apretar los tornillos demasiado y así no dañarás el vidrio...


gif

Por otra parte, no olvides que cuanto más alto se inclina un módulo bifacial, más energía será capaz de producir. Los paneles solares de esta clase que se montan a ras de suelo no tienen mucho sentido ya que bloquean la luz reflejada y esta no acaba llegando a la parte trasera de las celdas. ¡Un poquito de por favor, que esto es de sentido común!

Por eso los paneles bifaciales desarrollan mejor su cometido cuando se instalan en techos comerciales planos o en estructuras fotovoltaicas dispuestas en el suelo. ¡Así hay más espacio para inclinar y dejar que la luz reflejada en la parte posterior de los módulos rebote!


Siempre es importante planificar el montaje de acuerdo al tipo de módulo, pero en este caso es primordial. Y no perder de vista que el propio sistema de montaje puede afectar directamente al rendimiento de los módulos... Los sistemas de estanterías con rieles de soporte, generalmente cubiertos por la lámina posterior de un módulo monofacial, sombrearán las filas de las células bifaciales.


¿Otra mejora? Las cajas de conexiones en los paneles bifaciales son más pequeñas o van separadas en varias unidades ubicadas a lo largo del borde del panel. ¿Para qué? Otra vez para evitar el sombreado... Aunque no debes preocuparte por esto ya que, en general, los fabricantes ya diseñan los sistemas de montaje y estantería específicamente para resolver la cuestión del sombreado de la parte trasera de las instalaciones bifaciales.


¿Cuál es la gran diferencia entre el Tipo P y el Tipo N?

El primer año, el módulo normal de Tipo P tiene un 2% de degradación; un 1% en el caso del Tipo N. Año a año, la diferencia va disminuyendo, pero no desaparece. * La mayoría de estos módulos tienen 30 años de garantía de producción.


En un futuro, en dos-tres años, la tecnología Tipo N ganará el pulso a la Tipo P. ¿Por qué? Porque tiene un menor coste de fabricación, menor coste de energía… Todos los paneles, prácticamente, están pensados para tecnología bifacial, ya que sería una tontería no aprovechar la oportunidad.


Aunque la falta de disponibilidad de fabricantes de vidrio dificultó su producción y se tradujo en una subida de precios de los paneles solares en 2021, el problema parece que se va solucionando...


¿Y tú? ¿Has instalado alguna vez paneles de este tipo? ¿Qué tal la experiencia? ¡Te leemos!